30 dic. 2011

Navidad, puta navidad

Planeo un suicidio mirando el bote del café.
Se que, si tragase un litro, moriría. Lo se.
Mi corazón no lo soportaría.


Me inclino por la botella de vino que hay a su lado.
Cerrada.
Y aún más facil de abrir que tú. Ahora.
Tendría que inventar mil tretas para que quisieras bebertela conmigo en estos días.
...Que estás tan lejos. Estamos.


Sentada en el suelo mirando tus palabras,
digiriendo esta distancia.


Vuelvo a planear mi suicidio mirando la ventana.
(demasiado escandaloso y feo acabar así)
pero espero a que aparezcas debajo de ella
aun sabiendo que no lo harás,
que no me sonreirias si estuvieras aquí,
que no me besarás más.


Que no me he peinado desde la última vez que nos vimos,
que tampoco me he reido con los ojos desde tu última broma,
que todo me hace llorar.


Joder, que se que te has ido.
Y yo sigo sin saber cómo quiero morirme.

2 comentarios:

  1. Que digo, que espero que el suicidio no sea a base de chupitos, porque si no me voy detrás tuya!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Un suicido a pellizcos en la zona del tríceps. Tiene que ser gracioso verte la cara mientras te los das.

    ResponderEliminar